Este blog pretende “ser”, “compartir”, un espacio de “silencio interior”, de búsqueda hacia el Indeprofundis. Es mi mirada hacia mi Indeprofundis. Es mi necesidad de expresar mi continuo caminar. De comunicar mi continuo aprendizaje vital y constante. Es un espejo que busca, las miradas internas, las voces internas, las palabras internas, de otros tantos caminantes que van también hacia su Indeprofundis.





jueves, 16 de marzo de 2017

La Sabiduría del Tebeo, TBO



Portada nº 1, 1952, Estivill

Me recuerdo a mí, tirada a lo largo, en el suelo leyendo el "tebeo", (TBO), por allá los años 60, o caminando por el pasillo de casa, devorando los suculentos experimentos del "Profesor Franz de Copenhague", 















                    

















Debería tener entre 8 y 9 años aprox. ¿Y a qué vienen estos recuerdos nostálgicos?




En mi blog de reflexiones y aprendizajes, el "humor, el hacer reir", es sinónimo de sabiduría, y si ésta se hace "dibujando", para mí, es extraordinario. El TBO, que inició su andadura por los años 50, es una mirada "histórica, sociológica", a través de esa España...oscura, de esa España que pasó hambre, de esa España que brindaba a los señoritos ricos su lugar para desdeñar la educación en todos los rincones de ella. Ibáñez, Escobar y Vázquez 

Ibáñez


tienen o deberían tener un lugar en los libros de Historia y Sociología y por supuesto en la de Bellas Artes, así como en los de Educación.













                               Josep Escobar






Porque hacer reir, sacarte de la tristeza o el "mal rollo", como se suele decir, sin ofender a nadie, sino mostrar una sociedad que quería salir a la "luz", con prohibiciones y censuras de la época, es un Arte, es Sabiduría, por eso el título de este post.



                                    Las hermanas Gilda

Popularmente pasamos a llamarlo entre l@s niñ@s de entonces, el "tebeo". En mi casa me daban el dinero todos los domingos por la mañana, para ir al kiosko y comprarme el "tebeo".

Cuando menciono a esa España "oscura", qué mejor representación que.... Doña Urraca:






Tan simpática ella y buena mujer:







Y para que tengamos una idea de lo que fue la posguerra, qué mejor que Carpanta, que nunca se atraganta, porque con el hambre que pasaba, siempre estaba al acecho por si alguna miga ganaba...







Por eso a los/las peques como a mí, el Zipi Rubio o el Zape moreno (?¿) con sus trastadas ya nos hacía reir y nos alegraba con su picardía el día!



                                                  Zipi Zape



¿Y cómo era la "Família española" de esos años?
¿Y cómo vivía?

La família Ulises, para mí era entrañable..., quizás porque 



¿me recordaría a la mía?



Toda la família al completo en el campo de picnic.


Y ¿la comunidad de vecinos? 





















Mortadelo y Filemón, que  nos sacan del montón a troche y moche, investigando por doquier con sus disfraces y leñes!!!

Y qué leñes se pegaban!!!











Recuerdo unos personajes en concreto y una historieta en en concreto. ¿Por qué? ahora al cabo de los años lo entiendo. Mi subconsciente me "hizo un guiño" y se me coló en mi mente fotográfica y consciente para que no me olvidara de:

Agamenon:


La historieta en cuestión, era que Agamenon o no recuerdo bien si era el otro de la boina, llevaba puestas unas gafas y en cada una de sus lentes había dibujado un burro.  Y allí estaba corriendo tras ..."el burro"... y se pegaba cada "leche"!!!!,
hasta que se percató que en sus gafas había dibujado un burro!!!..., jajajjaja!!!

Ya me hizo gracia por entonces, pero sepan que de vez en cuando, todavía llevo puestas "esas gafas", y me pego cada "lecheeee"!!!!

Por eso, mejor reir qué llorar, y recordar a Agamenon:


Con aquella famosa frase: "Igualico, igualico quel defunto de su agüelico"! era Agamenon, como 

La España "profunda"...



El TBO fue una revista de historietas cómicas, que se publicó durante casi setenta años, superando en ocasiones tiradas de cien mil ejemplares. Como referente del cómic español tuvo tanta importancia que la RAE consagró el término "tebeo" para designar con carácter general a las publicaciones de su estilo. La revista contaba en tono de humor las hazañas de personajes que se hicieron muy célebres, y tenía varios apartados, uno de ellos, tal vez el más seguido, fue el de "Los grandes inventos del TBO", un prodigio de imaginación que recurría a la más sofisticada tecnología del momento para hacer inventos absurdos, como una máquina que ocupaba una enorme nave, llena de motores, canalizaciones y poleas, atendida por un centenar de obreros, pero que sólo servía para pelar una manzana.

(¿crítica a la tecnología?)


                          
                                             
                                                                                    El botones Sacarino














Espero que se lo hayan pasado pipa
en este viaje al humor, que no pasa nunca!!!!






----------------

BIBLIOGRAFIA:

-Wikipedia










2 comentarios:

  1. bonito reportaje de nuestro TBO, salió editado 100 años de TBO, lo tengo a mi lado, me transporta a mi niñez, no teníamos nada y nada nos faltaba, los jueves día de mercado en Granollers, mis padres vendían en el RENGLE y nunca me faltó el TBO, me sentía FELIZ al leerlo tanto como ahora al recordarlo. Josep

    ResponderEliminar
  2. Es cierto: también esta revista para todas las edades resulta definitivamente entrañable.
    Aprendimos mucho y, sobre todo, que el 'buen rollo' es imprescindible en la vida...
    Felicidades por el artículo

    ResponderEliminar